¿Qué son los restaurantes ecológicos?


Los restaurantes ecológicos son cada vez una tendencia más al alza. Se caracterizan por pensar en el desarrollo sostenible, en la protección del medio ambiente y en ofrecer una alimentación sana y natural.

Los alimentos para la elaboración de sus platos deben ser lo más naturales posible, es decir, que sean producidos bajo unos criterios de respeto por el medioambiente, con una mínima intervención durante el crecimiento y la conservación, y reduciendo al máximo el uso de productos químicos como conservantes o colorantes artificiales.


 
Con el aumento de la conciencia ecológica y también porque buena parte de la población valora tener una alimentación natural, estos restaurantes han encontrado un nicho de negocio en el que crecer.

  • ¿Qué criterios deben cumplir estos establecimientos para obtener el sello de ecológicos?
  • ¿Basta con adquirir alimentos naturales para poder llamarse así o hay que superar algún tipo de control?
  • ¿Qué alimentos son ecológicos?
 

¿Cuáles son realmente restaurantes ecológicos?

Pero no basta con lo dicho hasta aquí para que un restaurante pueda considerarse ecológico. El concepto va más allá y se amplía hacia el consumo sostenible. Por ejemplo, en 2014 se creó la asociación francesa Bon pour le climat. Este colectivo otorga un sello ecológico a los restaurantes que se esfuercen por minimizar su huella ambiental con algunos gestos.

Así, se pueden encontrar sellos emitidos por el Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica, el Comité Andaluz de la Agricultura Ecológica (CAAE) o el Ecolabel de la Unión Europea. Por lo tanto, este tipo de restaurantes deben abastecerse exclusivamente de productos con alguno de los sellos ecológicos oficiales.

Evidentemente, estos sellos indican que se cumplen unos requisitos y que ese cumplimiento está supervisado por el organismo público competente. En España, la competencia la ostenta la Comisión Reguladora de Agricultura Ecológica (CRAE), que depende del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Este órgano ministerial es más bien un asesor y foro de encuentro entre consumidores, productores y administraciones, ya que tanto las competencias en producción ecológica como su control se han transferido a las comunidades autónomas. Por lo tanto, es el consejo regulador de cada comunidad autónoma el que supervisa los productos y otorga el sello si se cumplen los requisitos.

Los criterios no son arbitrarios ni diferentes para cada comunidad autónoma, están incluidos en la legislación europea. El reglamento

834/2007 del Consejo de Europa es el que sirve de marco para controlar la producción y el etiquetado de los productos ecológicos. Esta normativa incluye y protege los términos que identifican a los productos que luego pueden ser utilizados por los restaurantes: eco, ecológico, org, orgánico, bio y biológico.

Bajo estas denominaciones, los sellos de acreditación ecológica son útiles para que los consumidores y los propietarios de los restaurantes sepan que esos alimentos y productos destinados a la alimentación han sido elaborados sin productos químicos y respetando el medioambiente. En el caso de animales, además, deben ser criados con respeto y con un estilo de vida natural; en un espacio cómodo, alimentados con pasto natural y sin estrés.

Hay que aclarar que ecológico no es sinónimo de vegetariano ni de vegano, así que un restaurante ecológico puede perfectamente ofrecer platos de carne, siempre que se cumplan los requisitos establecidos. De la misma manera, un restaurante puede ser vegetariano y no ser ecológico si utiliza alimentos cultivados o preparados utilizando en algún momento, productos químicos.

Cuáles son los productos ecológicos

El primer requisito para que un local de restauración se pueda denominar ecológico es que sirva platos elaborados con ingredientes que tengan el certificado de ecológicos.

Para resolver esta definición tautológica hay que aclarar que tal certificado no es único, sino que hay distintos sellos ecológicos que pueden depender, por ejemplo, de un consejo regulador o de una asociación de productores con un ámbito territorial concreto.

 

Entre los criterios que tienen en cuenta para otorgar su distinción están: incluir en el menú un plato de temporada y preferiblemente vegetal; ofrecer jarras de agua en lugar de agua embotellada, para evitar los gastos en la generación del envases, la contaminación que produce el transporte y la de los residuos, y ofrecer distintos tamaños de raciones para reducir el despilfarro. En España también hay experiencias similares, como la del Sello Restauración Ecológica CAAE que otorga esta asociación andaluza.

Esto muestra que tras el sello de ecológico hay toda una nueva filosofía de vida y trabajo. No se trata solo de consumir alimentos libres de productos químicos, conservantes o colorantes, sino de intentar que la alimentación humana sea sostenible para el planeta. En esa forma de enfocar el consumo entran otras propuestas aún más avanzadas, como priorizar los platos de aves, pescados y mariscos en lugar de la carne de vacuno; ofertar más platos optimizando los recursos naturales de granjas o agricultores

locales, usar productos biodegradables, implantar un protocolo de reciclaje e higiene, mejorar tanto la eficiencia energética del local como la gestión del agua, y animar a los clientes a utilizar transportes poco contaminantes.

Dentro de esta corriente están los llamados restaurantes ‘kilómetro cero’, que dan prioridad a los alimentos de su entorno y de temporada, para reducir el impacto ambiental. Estos establecimientos lucen sus distintivos diferenciadores, pero los sellos dependen más de asociaciones preocupadas por el medioambiente que de un organismo oficial.

En cualquier caso, el éxito de los restaurantes ecológicos se basa en el respeto de estos principios diferenciadores basados en el desarrollo sostenible y en preservar el medioambiente.

Productos relacionados

Diversey ha desarrollado una gama de productos específicos que contribuyen a mejorar la clasificación de sostenibilidad de los restaurantes que pretenden conseguir algún tipo de certificación ecológica. La gama SURE® es la gama de productos de limpieza ecológicos más completa del mercado.

Usted podrá encontrar dentro de esta gama productos ecológicos para la limpieza general de superficies, baños, suelos, higiene de manos e higiene de cocinas. Los productos de esta gama se presentan en diferentes formatos que, además, se adaptan a las necesidades y al tamaño de su restaurante mediante diferentes sistemas y aparatos de dosificación y dilución que le permitirán en todo momento mantener un control de las dosis de las soluciones de limpieza y el control de costes de limpieza, al mismo tiempo que podrá reducir la generación de residuos y aumentar la seguridad de los operarios, pues se trata de productos con la mínima clasificación de seguridad para cada aplicación existentes en el mercado. Los productos de la gama SURE® son de origen vegetal, 100% biodegradables y diseñados para ofrecer resultados profesionales superiores siendo seguros para las personas y para el medioambiente. Contienen ingredientes ecológicos procedentes de recursos renovables derivados de subproductos de la industria agroalimentaria como, por ejemplo: la remolacha azucarera, maíz, salvado de paja, salvado de trigo y coco.

¿DESEA AMPLIAR LA INFORMACIÓN ?

Danos tu email y nos pondremos en contacto contigo